«Vadim Era Mi Amigo Vagabundo. Fue Un Honor Acompañarlo Durante Su Muerte» – Testimonio de Sasha

 

Hola. Mi nombre es Sasha Kovaleva y soy artista.

Aparte de mis proyectos artísticos, también trabajo como ilustradora y en ocasiones como diseñadora gráfica. Me encanta dibujar de cualquier forma que pueda, dibujar en el ordenador, dibujar en papel, ¡en cualquier lugar!

Soy de Moscú y una chica de ciudad en el alma. Pero cuando era pequeña vivíamos en el campo. En ese entonces, fue un momento difícil para Rusia. Estamos solo al comienzo de comprender el legado de cicatrices de Perestroyka. Tengo muchos recuerdos agridulces de esta época de mi infancia y afortunadamente muchos de los más felices están en la naturaleza. Los árboles, los campos y la hierba fueron mis mejores amigos cuando era niña. Extraño la naturaleza y espero que algún día esté lo suficientemente tranquila para vivir en el campo nuevamente 🙂

 

«Inmortalidad digital» y «diversidad posmortal»

En cierto modo, siempre me vi a mí misma como un artista en el fondo de mí. Pero cuando era más joven, no estaba segura de poder hacerlo. Así que tomé un camino diferente: me gradué de la Academia de Derecho de Moscú y trabajé como abogada durante algunos años. Durante este tiempo, continué mi educación artística en paralelo a través de varias fundaciones de bellas artes y de arte contemporáneo y, un buen día, me cambié al ámbito artístico para siempre. ¡Y no me arrepiento!

Actualmente estoy trabajando en un gran proyecto sobre la representación digital de un ser humano. Quiero intentar responder a la pregunta: ¿puede la inmortalidad digital ser el futuro de nuestra especie? El proyecto es técnicamente complejo y actualmente estoy buscando un socio que pueda ayudarme.

También creé un perfil de Instagram sobre alternativas al entierro tradicional, “diversidad post-mortal” como yo la llamo. ¡Tengo muchas fotos nuevas que publicaré allí pronto!

Esto me llevó a conocer a alguien que desde entonces cambió mi vida para siempre: esa persona se llama Vadim.

 

Vadim était un sans-abri et mon ami. Cela a été un honneur l´accompagner pendant sa mort - Blog Urne Bios / Vadim era un vagabundo y era mi amigo. Fue un honor acompañarlo durante su muerte - Blog Urna Bios

Retrato de Vadim presentado en su entrevista para la publicación Takiedela. Foto: Sergey Stroitelev para TD

 

El entusiasmo de Vadim por la vida, incluso frente a las dificultades y la muerte

Vadim no tenía hogar, era un vagabundo. Lo conocí en un refugio cuando estaba trabajando en mi proyecto de arte. Mi amigo y fotógrafo Artem Leshko me presentó a una pareja encantadora que había conocido a Vadim en la calle cuando estaba muy enfermo. Tenía cáncer de hígado.

Lo ayudaron a ingresar a un refugio primero y luego a un hospicio. Les gustó mucho mi proyecto y me presentaron a Vadim, quien se enfrentaba a su propia mortalidad. De hecho, lo había conocido antes, como voluntaria en el refugio, y lo había acompañado a algunas citas con los médicos, pero nunca había tiempo suficiente para hablar realmente. Solo me enteré de la historia de su vida más tarde; siempre estaré agradecida de que tuviéramos la oportunidad de conocernos de verdad.

A Vadim le gustó mi proyecto y decidió participar en él. Le visitaba muy a menudo y hablamos mucho sobre el diseño, el arte, los gatos, la muerte. También fue diseñador gráfico y diseñador, viviendo una vida libre, viajando y flotando de ciudad en ciudad.

Le diagnosticaron cáncer demasiado tarde. Sin seguro médico ni ahorros, esto lo llevó a quedarse sin hogar. Artista independiente con cáncer terminal, nunca perdió su ilusión por la vida, incluso cuando vivía en la calle.

Quizás por eso siempre ha atraído a la gente hacia él. Para que puedas hacerte una idea de su perspectiva positiva de la vida, le dijo a la periodista Svetlana Lavrentieva, quien escribió un artículo sobre su vida: «¿Mi película favorita? ¡Knockin ‘on Heaven’s Door, por supuesto!». La película cuenta la historia de dos enfermos terminales que escapan de un hospital, roban un coche y se embarcan en una gran aventura.

 

Fue un honor acompañarl Vadim durante su muerte

Vadim nunca se quejó, incluso cuando el dolor se volvió insoportable. Intentó seguir siendo creativo hasta el final con el dibujo. Según él, su mayor pesar en la vida fue no tener una cocina propia: cocinar era otra de sus grandes pasiones. Y gatos por supuesto. ¡Amaba a los gatos y los gatos lo amaban a él! Su amado gato, Dostoyevsky, se fue a vivir con su ex-pareja.

En las últimas semanas de su vida, no dejaba de decirme que el hospicio le recordaba a Japón, aunque nunca había estado allí, porque era invierno y había muchos pinos pequeños por todas partes. Así que empezamos a llamarlo Samurai, pero en realidad no fue por eso, fue por su infinito coraje.

Vadim falleció en enero de 2019 en el hospicio. Le pregunté si quería transformarse en árbol después de la vida y me contestó en seguida que sí.Me pidió entonces que fuera la responsable de sus cenizas y que organizara su funeral. Tres de nuestros amigos y yo estuvimos presentes durante la ceremonia. En la foto principal me puedes ver viajando en coche con su ataúd.

Para la ceremonía de Vadim, intentamos que fuera lo más personal posible, aunque actualmente no hay mucha flexibilidad de lo que se puede hacer en Rusia. Pedimos que pusiera su música favorita; escuchamos todas las canciones que le gustaban a Vadim y que escuchamos juntos en el hospicio. Esto no es típico aquí. El ataúd estaba cerrado durante la ceremonia porque para mí era importante organizar el funeral con un costo mínimo (un ataúd abierto cuesta más). Mi amiga Nadezhda y yo dibujamos unas preciosas fotos enormes de samuráis que colocamos en su ataúd antes de la cremación. ¡Y al principio de la ceremonia, entró un gato! Para mí, ¡definitivamente fue una señal milagrosa!

 

A Bios Urn Testimonial Vadim was homeless and a dear friend. I hade the honor of accompanying him in his death / Témoignage d'une urne Bios Vadim était sans abri et un ami cher. J'ai eu l'honneur de l'accompagner dans sa mort / Un testimonio de Bios Urn Vadim no tenía hogar y era un querido amigo. Tuve el honor de acompañarlo en su muerte / Témoignage d'une urne Bios Vadim era un vagabundo y un querido amigo. Tuve el honor de acompañarlo en su muerte.

Al comienzo de la ceremonia de Vadim, ¡entró un gato! ¡Definitivamente fue una señal para mí! Foto: Urna Bios

 

 

De hecho, después de la ceremonia escribí una guía sobre cómo organizar un funeral con costos mínimos que ahora utilizan los trabajadores sociales y voluntarios en Saint-Petersbur cuando trabajan con personas sin recursos. Sé que un grupo de vagabundos enterró a su amigo usando esta guía para ayudarlos a administrar los costos de la ceremonia fúnebre. La gente no sabe que puede organizar la mayoría de las cosas de forma gratuita.

 

La muerte y la industria funeraria en Rusia

La Iglesia Ortodoxa Rusa está en contra de la cremación. Aquí hay muy pocos crematorios y tenemos mucha tierra, lo que hace que la inhuminación tradicional sea lo más común en este país. Dicho esto, en las grandes ciudades como Moscú y San Petersburgo, la cremación es muy popular. Representa alrededor del 53-54% de todos los entierros en Moscú, e incluso más en San Petersburgo, alrededor del 65%.

Ahora, debido a la pandemia de COVID-19, la cremación se ha vuelto aún más popular, alcanzando el 70-72% de todos los entierros en estas ciudades.

Después de la cremación, las cenizas generalmente se colocan en una urna no biodegradable que luego se entierra en una tumba, por lo que no es una opción para nada ecológica. Sin embargo, es mucho más económico: se pueden enterrar hasta 3 urnas en una sola tumba.

No creo que haya ni un cementerio verde o un bosque funerario en toda Rusia, en cualquier caso no hay nada como el Bios Park ®.

 

Mi proyecto artístico sobre la muerte con Urna Bios ®

He estado trabajando artísticamente en este estudio de la muerte durante 6 años. Me interesan mucho las alternativas a los entierros tradicionales. El corazón de mi proyecto es un árbol de las cenizas y sabía que Urna Bios ® es el líder en este campo.

 

A Bios Urn Testimonial Vadim was homeless and a dear friend. I hade the honor of accompanying him in his death / Témoignage d'une urne Bios Vadim était sans abri et un ami cher. J'ai eu l'honneur de l'accompagner dans sa mort / Un testimonio Urna Bios: Vadim no tenía hogar y era un querido amigo. Tuve el honor de acompañarlo en su muerte

Pedí una Urna Bios ® y plantaré un precioso roble con las cenizas de Vadim. Imagen: Urna Bios

 

Y debo admitir que estoy enamorado del diseño de la urna. Así es como imagino la industria funeraria del futuro.

He pedido una Urna Bios ® y plantaré un magnífico roble con las cenizas de Vadim. Quiero que Vadim sea un ejemplo del futuro de la industria funeraria como parte de mi proyecto de arte, por eso me gustaría plantar la urna en el jardín de cualquier museo para exhibir este ejemplo social. No tiene que ser en Rusia, donde sea posible. De acuerdo con la ley rusa, todas las cenizas humanas deben enterrarse en un cementerio o columbario (aunque la plantación de una urna biodegradable sigue siendo algo confusa, ya que no hay nada al respecto en la legislación de la Federación de Rusia, como es el caso en muchos otros países al ser un concepto bastante moderno). Al mismo tiempo, tenemos diferentes precedentes de entierros naturales como el famoso escritor ruso Boris Strugatskiy y su esposa. Sus cenizas fueron esparcidas en San Petersburgo.

 

«El renacimiento de las margaritas silvestres»

Me había estado cuestionando durante algún tiempo qué opciones de vida hay para los vagabundos. ¿Quién los está ayudando con esto? ¿Quién lucha por su causa?

Cada año, cientos de personas mueren en las calles. Su muerte, así como su vida sin gloria, pasa muchas veces desapercibida para la mayoría de nosotros. Fallecen sin dejar rastro, sin legado alguno.

Esto me llevó a querer convertirme en portavoz de los vagabundos y su derecho a una muerte digna.

Así que creé otro aspecto dentro de mi proyecto artístico de inmortalidad digital llamado «El renacimiento de las margaritas silvestres».

Conocer a Vadim y ver sus propias experiencias de primera mano fue de muchas maneras un cambio de vida enorme para mi, ya que me dio mucha energía emocional para continuar el proyecto con todo mi corazón. Le puse cara y nombre a los cientos de vagabundos que habían fallecido antes que él. Conocerlo y su contribución literalmente le dio un corazón vivo al proyecto, lo hizo vivo y sincero.

 

A Bios Urn Testimonial Vadim was homeless and a dear friend. I hade the honor of accompanying him in his death / Témoignage d'une urne Bios Vadim était sans abri et un ami cher. J'ai eu l'honneur de l'accompagner dans sa mort

En Moscú, los cuerpos no reclamados de los vagabundos llegan en simples ataúdes a sitios como este dedicado a ellos. Si pueden, se nombran; de lo contrario, simplemente se numeran.

 

Intentamos unirnos y transmitir nuestros logros a las generaciones futuras. La memoria es el medio que sirve a nuestro desarrollo futuro. Pero no sabemos nada sobre el entierro de los vagabundos. Esta parte de nuestra realidad no está en nuestro radar en absoluto.

El objetivo del proyecto es intentar cambiar la situación actual y abrir una discusión que pueda ayudar a desarrollar una solución relevante del problema, con suerte en colaboración con Urna Bios ®. Este proyecto cuenta actualmente con el apoyo de una serie de organizaciones como Nochlezhka (la organización benéfica más antigua que ayuda a los vagabundos en Moscú y San Petersburgo), Charity Hospital (un grupo de médicos que brindan asistencia médica a los vagabundos), Maltese Help Service (un refugio), así como Friends In The Street (un movimiento voluntario y una organización que apoya a las personas mayores y las personas sin hogar).

En mis sueños, tendremos un pequeño bosque con árboles plantados con urnas biodegradables que contienen las cenizas de los vagabundos que fallecen y que no tienen familia, y eso en cada gran ciudad. No habría un reconocimiento más fuerte y conmovedor para ellos. Actualmente estoy en conversaciones con diferentes museos para exponer este proyecto, crear conciencia y hacer realidad este sueño en una primera ciudad del mundo.

 

En cuanto a mis propios proyectos de final de vida …

Cuando muera, me gustaría dejar mis cenizas a artistas, alguien como yo, que podría usarlas para su trabajo. Creo que es muy importante hablar de nuestra vida y nuestra muerte.

Si alguna vez me convirtiera en árbol, me gustaría seguir creciendo como un centeno dorado, porque no hay nada más precisoso y más tranquilo. Soy muy pequeña (mido 1,50 m) y casi no puedo imaginarme siendo un árbol grande, la vista allí arriba tiene que ser impresionante 🙂

 

¿Qué opinas del proyecto artístico de Sacha sobre la inmortalidad digital y la muerte natural? ¿Su testimonio te impactó de alguna manera?

Háganos saber en la sección de comentarios. ¡Nos encantaría saber de ti!

Para mantenerte al día de las últimas noticias e historias de Urna Bios ®, ¡puedes seguirnos en FacebookInstagramTwitterPinterest y YouTube!

Join our mailing list to keep you updated of all Bios® news and get a 10% Discount!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.