Sobre nosotros

Descubre nuestra historia y filosofía.

HISTORIA BIOS

La idea de la Urna Bios® surgió del cofundador Gerard Moline cuando era un niño pequeño.

Estaba en el jardín plantando flores y verduras con su abuela, cuando descubrió un pájaro muerto. Instintivamente tomó el pájaro, lo enterró en un agujero y plantó algunas semillas de flores silvestres en la parte superior, dándole así una nueva vida.

Gerard se guardó este recuerdo con él durante muchos años, y en 1997 creó los primeros prototipos de la Urna Bios® que en el 2001 fue comercializada.

Es la primera urna biodegradable del mundo comercializada y también la única que introdujo la idea de plantar un árbol con los restos obtenidos después de la cremación.

En 2002, la Urna Bios® ganó el premio de diseño ADI FAD, y en el año 2005 fue finalista del premiofinalista del premio INDEX con un «diseño para mejorar la vida».

Durante este tiempo, una de las primeras Urna Bios® producidas fue utilizada por el zoológico de Barcelona para plantar los restos del icónico gorila albino, conocido como Copito de Nieve y convertirlo en un árbol africano.

En 2013, Gerard creó una empresa para comercializar Urna Bios® por internet con el objetivo de cambiar la forma en que las personas enfrentan el final de la vida en un sector muy tradicional y conservador.

Si bien el diseño ha cambiado en la última década, el enfoque principal de Urna Bios® sigue siendo el mismo: añadir significado a este proceso de la vida y volver a la naturaleza.

La Urna Bios® está hecha de materiales 100% reciclables de origen local. También es producida de forma ética y local.

Las oficinas principales y el almacén están ubicados en España con un almacén adicional en Michigan, EE. UU. Desde su creación, Urna Bios® ha llegado a clientes en 47 países en los 5 continentes.

Hoy, la marca Bios es pionera en la forma en que las personas ven la muerte.

FILOSOFÍA BIOS

La Urna Bios® es una urna para cenizas, que transforma el ritual de la muerte en un acto de regeneración y vida.

Su objetivo es convertir el «fin de la vida» en un proceso transformador y promover un retorno a la vida a través de la naturaleza.

Menos espacio para los cementerios y más espacio para cultivar árboles es una excelente manera de lidiar con la contaminación, la sobre población y la deforestación.

“La verdad es que muchos de nosotros no queremos pensar en sus planes de más allá, y hay un gran tabú en torno a la muerte. ¡Esperamos cambiar eso!
Gracias a Urna Bios®, los cementerios pueden convertirse en bosques llenos de vida y significado y el final de nuestras vidas se convertiría en un acto de reconciliación con la naturaleza misma «.

En palabras de John Thackara, Gerard ha logrado «diseñar formas de ver las cosas de manera diferente».

Su idea surgió de la comprensión del proceso funerario de una manera más amplia y sostenible.

Desde su creación, Bios trabaja para ofrecer soluciones inteligentes, sostenibles y ecológicas para abordar una fase inevitable de la vida humana.

Juntos, convirtamos los cementerios de todo el mundo en bosques.